lunes, 29 de septiembre de 2014

El Camino del Héroe Emprendedor, 2ª Parte


Regresando al mundo para compartir nuestro Don Único


Ser Emprendedor es una manera de vivir la vida, en la cual damos lo mejor de nosotros mismos, sumando Entusiasmo y Pasión para hacer de nuestra Vocación una Profesión -con mayúsculas- y un Camino de Prosperidad.



 
Y has de saber que este es un Camino que transcurre por dos senderos: El primero de ellos está plagado de miedos, dudas y creencias limitantes; el segundo lo está de obstáculos, trampas y limitaciones de todo tipo, sembradas por la sociedad para mantener el status quo, y que todo permanezca igual, sin cambios.
El primero es el más importante de ambos senderos, pues es precisamente el que recorre la distancia que existe entre nuestro Yo del presente, con toda su carga de miedos, dudas y creencias limitantes, y el Yo del futuro, aquel que habrá superado todos los desafíos y ya aligerado de tan nefasta carga, se alzará triunfante para hacer realidad sus Sueños.
Esta es la que yo llamo la Vía Interna del Héroe Emprendedor.




El segundo de los senderos es el reflejo del primero en el mundo exterior, porque aquello que somos se manifiesta en todo lo que vemos a nuestro alrededor. Los obstáculos que se alzan ante nosotros son una plasmación de nuestros “no se,” “no puedo,” “es imposible...” Como una llamada de atención para que tomemos consciencia de ellos y los superemos, y también, como no podía ser menos, como una piedra de toque para que afilemos nuestras armas.
Y esta es la Vía Externa de este Héroe contemporáneo que llamamos Emprendedor. 




Son como el Juego Interno y el Juego Externo que menciona Tim Gallwey, el fundador del Coaching moderno, quien desarrolló su método de desarrollo personal aplicando las bases de su propia experiencia como entrenador profesional de tenis a cualquier actividad que realicemos en nuestra vida.
En esta 2ª Parte del artículo seguiremos la Vía Interna. ¿Cuáles son entonces, desde esta perspectiva, las cualidades fundamentales y los requisitos necesarios para triunfar como Emprendedor?
Según mi experiencia personal como Emprendedor y peregrino de mi propio Camino del Héroe, son las siguientes:

1ª. Conocerse a uno mismo. Has de saber quién eres, para, en primer lugar, ser consciente de tu Don Único, que es precisamente aquella cualidad que te hace diferente y te abre una puerta que solo tú puedes cruzar. 



 
En segundo lugar, debes conocer tus debilidades, porque ellas son las únicas que te pueden traicionar en los momentos críticos.
Tus dudas, tus carencias emocionales, tu necesidad de demostrar lo que vales a los demás para que ellos te valoren -sobretodo cuanto tú mismo no eres capaz de hacerlo- tus miedos, tus creencias irracionales -todos tenemos alguna- y en resumen, todo aquello que te pueda hacer caer para no volver a levantarte.
Por último, y no menos importante, has de reconocer a tu propia Sombra en cada paso que des, y en cada situación y persona que te encuentres en tu camino como Emprendedor.
La Sombra es nuestro Alter Ego, es decir, nuestro otro Yo, formado por todo aquello que hemos rechazado de nosotros mismos... ¿Y por qué es tan importante conocer a mi Sombra?
Porque en ella se halla todo el Poder al cual hemos renunciado desde que comenzamos a vivir en este mundo, y recuperar este Poder es una condición imprescindible para poder hacer realidad cualquier Sueño que merezca la pena, superando los múltiples obstáculos que la sociedad pondrá en nuestro camino. 

 


Si quieres saber más sobre este tema tan apasionante, aquí tienes este link:

2ª. Creer en Uno Mismo. ¡Tú eres tu primer Fan! Y también el primer enamorado de tu producto o de tu servicio. Si no crees en tus habilidades, en tu profesionalidad, en la calidad de lo que ofreces, ¿quién va a creer en ello?
El resto del mundo será un fiel reflejo de aquello que tú pienses y sientas acerca de quién eres y qué eres capaz de hacer, y la falta de Fe en ti mismo y en trabajo, inevitablemente cavará un profundo agujero bajo tus pies, en el cual corres el peligro de desaparecer...




Cuando crees en ti mismo, cuando esa creencia es una Certeza que se expresa con tu mirada, tus argumentos, tus sentimientos, tus emociones, y tu forma de comunicarte, el mundo te respetará y se inclinará ante ti, y aunque haya quienes te den la espalda y se nieguen a reconocer tus méritos, al fin encontrarás tu lugar y tu senda hacia la Prosperidad. ¡Es Ley de Vida!

3ª. Alinéarnos con el sistema del cual formamos parte. ¿A qué me refiero con esto? Es muy sencillo, nadie existe como una entidad aislada, todos estamos interrelacionados, porque somos un sistema que forma parte de otro sistema mayor, que a su vez lo es de otro aún más grande, y así ad infinitum.
Esto sucede a todos los niveles; el más fácil de observar es el físico, pues nuestro cuerpo está formado por sistemas con funciones específicas, que se componen de órganos, formados por células, compuestas de átomos, etc.
A nivel social es igual, somos individuos nacidos en el seno de una pequeña familia, que a su vez forma parte de un grupo familiar mayor, y a partir de ahí, a niveles cada vez mayores, llegamos a ese gran grupo de seres llamado Humanidad. 
 



Y dentro de esta red de interrelaciones influimos sobre los demás y también somos influidos por ellos, tanto a nivel horizontal, es decir, en tiempo presente, como a nivel vertical, porque el pasado, con su gran carga psicológica nos influye, al igual que nuestras acciones de hoy están creando un puente hacia un futuro que puede ser mejor o peor.
Este punto ha sido ampliamente demostrado y documentado, tanto por la ciencia de la Epigenética, como por los procesos de Coaching Sistémico y las Constelaciones Familiares y Laborales. 




Por tanto, cuando estamos alineados el Sistema apoya nuestros esfuerzos, y entonces nuestro éxito es seguro; pero cuando estamos enfrentados a nuestro propio sistema, éste hará lo necesario para sabotear nuestros mejores esfuerzos.

¡Y por hoy llegamos hasta aquí! La semana que viene, en la 3ª y última Parte de este artículo seguiremos la Vía Externa del Emprendedor, llena de interesantes desafíos, los cuales, sin ninguna duda, nos harán más fuertes e inteligentes.
¡Ahí nos vemos!

Si no has podido leer la 1ª Parte de este artículo, aquí puedes hacerlo:

 

martes, 23 de septiembre de 2014

El Camino del Héroe Emprendedor, 1ª Parte


Regresando al mundo para compartir nuestro Don Único


Este es el último Paso del atemporal Camino del Héroe, aportar al Mundo el elixir del Tesoro duramente conquistado a lo largo de su aventura, y de esta manera contribuir con él a hacer de nuestra sociedad un lugar mejor para vivir.
Hemos llegado a un Punto Crucial... Estamos viviendo un Cambio de Ciclo en todos los aspectos de nuestra sociedad; en la Espiritualidad, la Ética, la Política, la relación con el Universo y entre las personas, y también -es inevitable- la Economía, con todas las consecuencias que implica este aspecto de nuestra vida cotidiana.




Detengámonos en este punto y reflexionemos por un momento; la Economía es hoy en día, la fuerza más importante y de mayor influencia en nuestra vida, tanto a nivel individual como a nivel colectivo.
En este sentido, su peso equivale al que tuvo la religión en Europa durante toda la Edad Media; entonces todo en nuestra vida cotidiana pasaba por el tamiz de la Religión, al igual que sucede actualmente con la Economía.
La elección de nuestra profesión, en una gran mayoría de los casos, sigue estando determinada por criterios económicos, es decir, por la cantidad de dinero que nos reporta y la relación entre horas de trabajo invertidas y ganancia obtenida. 




Según nuestros recursos económicos elegimos dónde y cómo vivimos, a dónde viajamos, de qué medios de transporte disponemos, qué educación en general y capacitación profesional en particular obtenemos, si podemos formar o no una familia, cómo nos alimentamos y descansamos, cómo nos divertimos... En definitiva, para bien o para mal, la Economía rige nuestra calidad de vida.




Desde la Revolución Industrial, que comenzó en la Inglaterra de mediados del siglo XVIII, extendiéndose durante los siguientes 150 años al resto de Europa, a Norteamérica, a Japón, y finalmente, en el pasado siglo XX a Rusia, China y otros países de Asia, América y África, la mayoría de las personas trabajaron a cambio de un sueldo, intercambiando horas de esfuerzo al pie de la máquina o frente a un escritorio, por una nómina, en unas ocupaciones más o menos estimulantes o alienantes, con la garantía de una ganancia estable, aunque limitada, y ciertos beneficios sociales, como la seguridad social y la pensión de jubilación. 

 

  
¡Pero todo esto ha cambiado para siempre! La presente crisis, de carácter global y que se manifiesta en todos los aspectos de nuestra vida, abre las puertas a un mundo totalmente diferente, en el cual ya nada será como ha sido hasta hace poco, cuando comenzó este implacable Cambio de Ciclo.
Y en este punto llegamos al Emprendimiento, palabra mágica que promete resolver todas nuestras tribulaciones económicas, a la vez que nos da la oportunidad de hacer de nuestra vocación un medio de vida, y con ella descubrimos a su protagonista: ¡El Emprendedor!




Siempre han habido emprendedores; todos los grandes pioneros en cualquier campo del Arte o de la Ciencia pueden considerarse como tales; la diferencia es que en este nuevo ciclo son una parte imprescindible del cambio hacia una Economía para Todos, mucho más creativa e innovadora, basada en el Mérito y en el Valor Agregado que dan a la sociedad, que implica que cada persona que desempeñe una actividad remunerada -trabajando para sí misma y no para otros- ponga sus mejores cualidades al servicio de los demás, o como diríamos en clave del Camino del Héroe, su Don Único. 




El Héroe concluye su Camino regresando al Mundo Ordinario, o sea, a su vida cotidiana, trayendo consigo un Don, una habilidad o talento único para construir un mundo mejor.
Efectivamente, ya no existe un divorcio entre la Vocación y los Valores de la persona y la profesión que ejerce para ganar su sustento, ni tampoco su Realización a través del trabajo es rehén de la necesidad -y la comodidad- de contar con un sueldo asegurado.
Ahora se trabaja para resolver necesidades concretas y específicas de las personas, recibiendo a cambio una remuneración basada en resultados, y no en las horas de trabajo invertidas ni en el currículum que exhiba el profesional.
¡Demos la bienvenida al nuevo Paradigma Laboral! Disfrutad de esta interesante entrevista al Coach Sergio Fernández :




Autor del vídeo: David Testal (para la Revista Uakix)


¡Esta es la pregunta que todos hemos de hacernos! ¿Qué trabajo o profesión desempeñarías independientemente de la remuneración que recibieras a cambio?
O dicho de otra manera, ¿Cuál es tu Don, qué te hace únic@, cómo puedes contribuir dando lo mejor de ti mism@ para construir un mundo mejor?
Solamente hay una manera de hallarlo, y es Ser Tú Mism@, es decir, ser el Héroe o la Heroína de tu propia vida, convirtiéndote en tu Mejor Versión.

¡Muy bien! Hasta aquí la 1ª Parte, la semana que viene abordaremos las cualidades fundamentales y requisitos imprescindibles para emprender con éxito.


martes, 16 de septiembre de 2014

El Camino del Héroe llega a América


El Camino del Héroe ha de empoderar desde la propia vivencia, así como ha de inspirar desde el ejemplo para triunfar sobre el escepticismo y el descreimiento que imperan en nuestra sociedad. ¡Y ha llegado el momento de hacerlo!




América ha sido y sigue siendo tierra de Héroes y Heroínas, y ante los grandes desafíos que se presentan ante nosotros en este punto crucial de la trayectoria de la Humanidad, el Espíritu Heroico brilla allí con especial intensidad.
Y es por ello que dirijo mis pasos hacia este bello continente, crisol de culturas y encrucijada de importantes desafíos, para plasmar allí mi Visión del Camino del Héroe.




Comienzo en un país donde el Héroe está vivo en el imaginario colectivo y en la vida cotidiana, y en el cual la figura heroica es objeto de un especial aprecio y respeto: ¡México!
Bajo la atenta mirada y la protección de Don Goyo, es decir, del volcán Popocatepl, daré los primeros -y deseo que afortunados- pasos en las tierras americanas, para a partir de ahí recorrer todo el continente, compartiendo el mensaje empoderante y atemporal del Arquetipo del Héroe y la Heroína.




Y hablando de compartir, aquí tenéis el cartel de la primera actividad: El Taller Descubre tu Héroe Interior, que impartiré el próximo sábado 20 de septiembre en la Asociación Ángeles y Musas AC, de Puebla de Zaragoza, en México; Comenzará a las 10 de la mañana, en la Avenida General Bautista nº 28, Colonia General Ignacio Zaragoza. ¡Estáis todos invitados!




¡Y la próxima semana podréis leer la 1ª Parte de mi trabajo sobre el Camino del Héroe Emprendedor! Un tema muy interesante y de gran actualidad.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Superhéroes, ¿Fantasía o Realidad? 3ª Parte


Qué representan los Superhéroes para nosotros


¿Qué representan los Superhéroes para nosotros? ¡Esta es la pregunta más importante que hemos de respondernos! Porque más allá de la rentabilidad económica para sus principales patrocinadores, es decir, las productoras de Hollywood, los guionistas, actores y actrices protagonistas de las grandes sagas heroicas, y por supuesto también para Marvel y DC Cómics, hay un mensaje, profundo y poderoso, una certera esperanza, que los Superhéroes tienen para cada uno de nosotros, en este punto crucial de nuestra historia como Humanidad. 




Todos nos sentimos emocionados cuando contemplamos a un Héroe en plena acción, aunque se trate de un personaje fantástico difícil de ver en la vida real, ¿verdad?
Vibramos entusiasmados con sus hazañas, nos sentimos en su propia piel cuando el peligro le acecha, y sentimos igualmente como propias sus heridas, y en el fondo, aunque sea solamente por unas horas, o quizás por unos minutos, creemos que es real, que está aquí, acompañándonos durante el breve tiempo que dura la proyección de la película, mientras contemplábamos con satisfacción como derrotaba a sus malvados y arrogantes enemigos, que por unas horas fueron también los nuestros...
Quizás fue así, ¿no te parece? A continuación vamos a recrearnos en las reflexiones que el cineasta Guillermo del Toro, artífice de varias películas de éxito sobre Héroes de ficción, comparte con nosotros en una entrevista:




"El mundo necesita una nueva mitología, y ésa es la de los Superhéroes… Hay una demanda de una mitología fresca y aceptable para los jóvenes. El Superhéroe representa al Aquiles, al Héctor de nuestros días.
El hecho de que aparezcan cada vez más películas de Superhéroes no se debe, sostiene del Toro, a una falta de imaginación, sino a la necesidad de crear ficción en un mundo que progresivamente se olvida del aspecto espiritual, que no cree en la magia ni en las cosas abstractas y sólo en lo material y en lo inmediato…”

Y concluye, añadiendo un dato especialmente importante:

"Este es un periodo política y humanamente muy desconcertante, en el cual se ha producido un retroceso en la línea ética de la Humanidad como especie, y se requiere de un replanteamiento de la existencia en términos heroicos.”

Este detalle es fundamental a la hora de entender por qué los Superhéroes siguen protagonizando sagas cinematográficas de éxito, que se suceden una tras otra, relatando historias llenas de desafíos y hazañas que no acaban nunca...



En la 1ª Parte de este artículo explicaba cuándo y cómo nacieron los primeros Superhéroes; fueron los protagonistas, primero en blanco y negro, y luego en colores, de una serie de libros de cómics, en los cuales estos personajes, a veces simples seres humanos dotados de virtudes extraordinarias y de una inquebrantable moral, y otras veces seres fantásticos bendecidos con superpoderes que desafiaban a los secuaces del Mal, derrotándolos sin piedad.




Eran los felices años 20, escenario de un mundo que huía de si mismo, curándose aún de las terribles heridas de la Primera Guerra Mundial, y antesala de un escenario mucho peor, marcado por la desgarradora Depresión de 1.929, con todas sus consecuencias a nivel económico, social y político, el auge de los totalitarismos, que presagiaba dos nuevas contiendas, que inevitablemente iban a estallar: La Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial, mucho más devastadora esta última que la librada entre 1.914 y 1.918.




La gente vivía -en muchos casos simplemente sobrevivía- presa del miedo a la miseria, a las revoluciones violentas, a nuevas guerras, rotos sus sueños, con pocas o ninguna esperanza en una rápida solución a sus calamidades, en un mundo gobernado políticos confusos, incapaces de corregir la situación, y tutelado por organizaciones internacionales ineficaces -por ejemplo, la Sociedad de Naciones, tan inútil a la hora de la verdad como la actual ONU- en un marco sociopolítico en el cual se multiplicaban los radicalismos de toda clase. 


 

¿Puedes encontrar paralelismos y puntos de coincidencia con la actual situación mundial? ¡Seguro que sí! ¿Cierto? 



 
Nada sucede por casualidad, y creo que el mensaje que los Superhéroes tienen para nosotros es el siguiente: El Poder para enfrentar el Mal y derrotarlo, para construir un mundo mejor, que nosotros mostramos con nuestras acciones, también está en ti; no es la capacidad de volar, ni la invulnerabilidad ante las balas, ni la velocidad del rayo... Es el Coraje, la Fe, la Confianza, la Generosidad, el Sacrificio, la Determinación, la Certeza de saber que nunca estás solo... ¡Este el verdadero Poder!



El mundo seguirá girando impulsado por el Bien y el Mal, cuyos máximos representantes son el Amor y el Miedo, antagonistas el uno del otro desde el principio de los tiempos, y tú puedes marcar la diferencia, inclinar la balanza hacia un lado o el otro. Esa es tu Responsabilidad y también tu Poder. 

 


Los Superhéroes nos inspiran a dejar de ser espectadores pasivos para ser los Héroes de nuestra propia vida; ¡y ser Héroe es atreverse a ir más allá de todo lo que hemos sido para convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos!




Este es el mensaje que el Camino del Héroe nos ha transmitido desde que el primer ser humano quiso abandonar el grupo que le repetía constantemente qué podía y qué no podía hacer, para convertirse en un Individuo único, capaz de vivir una vida sin límites.
Y hoy en día nos llega de la mano del Séptimo Arte, y con los Superhéroes como protagonistas, tal y como explico en este post:

Pero el protagonista siempre es el mismo: ¡El Arquetipo del Héroe! Un Arquetipo -modelo ejemplar- que es igual de válido en el siglo XXI o en el año 1.000 antes de Cristo, en nuestro mundo dominado por la tecnología o en una tribu de guerreros vestidos con pieles de animales; el Arquetipo del Héroe es Universal y Atemporal, trasciende todos los límites, todos los escenarios, está presente en todas las situaciones de la vida, y por eso todos nos sentimos identificados con él. 
 



Te invito entonces a seguir deleitándote con las hazañas de Superman, Batman, Spiderman, Ironman, el increíble Hulk, los 4 Fantásticos... Y todos los demás Superhéroes del Universo, pero haz algo más, comprométete y conviértete en el Héroe o la Heroína que puede cambiar tu vida y hacer de ella una experiencia digna de ser vivida y recordada. ¡Ese es el Desafío que te lanzo!

Si no has leído la 1ª o la 2ª Parte de este artículo, aquí tienes los enlaces:



domingo, 7 de septiembre de 2014

Superhéroes, ¿Fantasía o Realidad? 2ª Parte

 
Qué representan los Superhéroes para nosotros


¡Bienvenido a esta 2ª parte de mi trabajo sobre los Superhéroes! Proseguimos este estudio sobre los Héroes Fantásticos de la cultura contemporánea, explicando a continuación las principales características que diferencian a los diversos personajes de este universo entre sí, pero antes de comenzar has de saber que hay Superhéroes y Superhéroes...


¿Y qué quiero decir exactamente con esto?

Bien, se trata de un detalle muy sencillo, pero fundamental para ellos y también para nosotros; no todos los Superhéroes tienen superpoderes, algunos de los más conocidos son personas normales, de carne y hueso como nosotros, y suplen con grandes dosis de creatividad, inteligencia y/o medios económicos los fantásticos superpoderes de los que gozan sus otros compañeros de aventura.


Y otro detalle, ¡aún más importante! ¿Qué puede ser..?

Ellos se convierten en Superhéroes gracias a su propia Historia Personal; una experiencia trágica que trunca el rumbo de su vida, y les fuerza a ir en una nueva dirección, la del sacrificio por sus semejantes, para compensar con ello el inmenso dolor sufrido, una herida que les marca de por vida, pero que a la vez les abre la puerta a realizar un auténtico y prodigioso Viaje de Poder, siempre dedicados en cuerpo y alma a una implacable e interminable lucha contra el Mal.



Son los Superhéroes que podríamos llamar Oscuros, en contraposición a los Solares o de la Luz, como Superman. Están marcados por la tragedia, la cual transmutan en su generosa lucha para proteger a la Humanidad de la amenaza del Mal, siempre presente.
Para ello, en su heroica epopeya como Superhéroes, abrazan a su propia Sombra, obteniendo con esta hazaña el Poder que les permite derrotar a sus malvados y tenaces enemigos, siguiendo así la senda transitada por los Chamanes desde hace miles de años. 



 
Este es el Auténtico y Atemporal Camino del Héroe, el vivido por los legendarios Héroe Mitológicos como Gilgamesh, Quetazcoalt, Horus, Arjuna, Ulises, Heracles, Cuchulain... Y también por hombres y mujeres como nosotros, Héroes y Heroínas de nuestra propia vida, y por este motivo los Superhéroes Oscuros son los únicos realmente humanos de entre los habitantes del Universo de la Fantasía Heroica.
Quizás te estés preguntando, ¿qué es la Sombra y en qué consiste abrazarla? Sigue este link y hallarás la respuesta:

Batman, el Hombre Murciélago, también conocido como el Caballero Oscuro de Gotham City -y no por casualidad- es el más representativo de ellos, pero no es el único. Le acompañan, viviendo un destino similar, otros Superhéroes como Punisher o Daredevil, o el Espectro. Y sobre ellos hablaremos en un post específico, más adelante. 
 


 
Ahora veamos cuáles son las características inhrentes a todo verdadero Superhéroe:

1) Siempre tienen al menos un Don, una Capacidad o Poder especial, que les permite cumplir su misión. Como por ejemplo Superpoderes para volar, como los aviones, correr a la velocidad de un fórmula-1, ver a través de la materia, o ser inmune al fuego y a las balas (Superman); una fuerza sobrehumana (Hulk); una forma física y habilidades atléticas excepcionales, junto con la maestría en Artes Marciales (Capitán América, Batman, Flecha Verde); una combinación de todas ellas (Los 4 Fantásticos); capacidad para convocar -tal y como se entiende en la Magia Atemporal- poderes de espíritus, y seres divinos, para ponerlos a su servicio (Doctor Extraño); grandes recursos económicos y tecnológicos (Batman e Ironman); y otros muchos. 

 


2) ¡Todo Superhéroe es tan grande como el Supervillano al que se enfrente! Ya lo dice un proverbio africano: “Así como el hierro afila al hierro, un hombre afila a otro hombre.” De esta manera podemos ver como Lex Luthor es el gran adversario de Superman; Joker lo es de Batman; el Duende Verde para Spiderman; Red Skull el del Capitán América, y cada Superhéroe tiene el suyo. Y todo Héroe o Heroína también, ¿o acaso nunca te has enfrentado a nadie que te negara el derecho a ser tú mism@?




3) Observa rigurosamente una Ética o Código de Honor. En ocasiones el Superhéroe se ajusta a la ética o a la justicia de la sociedad de la cual se considera parte; los ejemplos más claros de esto son Superman y el Capitán América, fieles defensores del American Way of Life , la mentalidad liberal y democrática, y la moral cristiana del pueblo estadounidense.



 
Podríamos afirmar que además representan el aspecto heroico de la faceta más luminosa o políticamente respetable de esta nación, mientras que por poner dos ejemplos contrapuestos, Batman o Daredevil representan la cara más oscura de Estados Unidos, es decir, su Sombra colectiva, pues aunque luchan por el mismo fin, el triunfo del Bien sobre el Mal, lo hacen siguiendo su propio código, en ocasiones utilizando medios políticamente incorrectos o moralmente cuestionables... 
 
 


Por otra parte, los Superhéroes defienden el orden establecido, sin pretender con sus acciones, salvo excepciones, modificarlo o sustituirlo por otro orden diferente, a diferencia de la mayoría de los Héroes Mitológicos, comenzando por el gran Prometeo, que pretendieron ante todo destruir el viejo orden para instaurar uno nuevo y más humano.
Si el Amor, el Coraje, el Sacrificio hasta sus últimas consecuencias, siempre en pro de un bien mayor, son los Valores del Héroe desde el principio de los tiempos, nadie ha dado mejor ejemplo de ello que los viejos y hoy casi olvidados Héroes Mitológicos.

4) Todos ellos viven dos vidas, una normal y otra heroica, oculta tras una máscara. Así protegen su auténtica existencia como servidores del Bien ante el mundo que les rodea, especialmente su entorno más cercano, que difícilmente aceptaría su verdadera personalidad.




 
Detrás de la máscara del personaje sencillo y nada pretencioso que representan en su vida cotidiana, se esconde un valeroso y extraordinario Guerrero o Guerrera de la Luz que jamás baja la guardia en su incansable lucha contra la maldad, y muy pocos conocen su secreto...
Solamente algunos amigos muy cercanos y en algunas ocasiones también sus enemigos; de esta manera los Superhéroes juegan a diversos roles dentro de su mundo y también fuera de él, según convenga a la estrategia del momento, siempre encaminada a triunfar sobre sus adversarios sin exponerse ni ellos, ni tampoco sus seres queridos, de manera innecesaria.
Junto con su máscara, los Superhéroes se sirven también de un refugio o escondite, por supuesto secreto salvo para ellos mismos y unos pocos elegidos, y en ellos descansan, se recuperan de sus heridas, y se preparan para nuevas batallas.

5) Así como la armadura era atributo y distinción del Caballero, un traje prodigioso es el atributo característico del Superhéroe. Este equipo realza cada uno de los poderosos músculos de su cuerpo prácticamente perfecto, protegiendo al Superhéroe y permitiéndole llevar las armas y gadgets que necesita para enfrentarse a los malvados.



Cada Superhéroe viste un traje único, que le diferencia de cualquier otro colega, y además le permite mostrar su figura atlética, anatómicamente perfecta, como aquella de la cual tanto presumían los viejos héroes griegos, pero sin necesidad de enseñarlo todo... Ya me entendéis.

A continuación, para concluir este artículo, veremos cuáles son los diferentes y muy peculiares orígenes de los Superhéroes:

Mitología Universal: Algunos de ellos, como Thor, Dios del Trueno, son antiguos representantes del Universo Mitológico, es este caso, de la Mitología Escandinava; otros, como Ghost Rider, el Motorista Fantasma, han obtenido sus poderes de la mano del Lucifer, al cual podemos considerar un personaje de la Mitología Cristiana. 
 


Extraterrestres: Hay quienes han llegado hasta nuestro mundo provenientes de lejanos planetas, como por ejemplo Superman.
Trabajos científicos: Programas que concluyeron con éxito, dando como resultado a Superhéroes como el Capitán América o el mutante Wolverine; en otros casos el experimento fue más bien accidental, pero el resultado fue igualmente afortunado, dando lugar a los 4 Fantásticos; sin embargo, también hubo accidentes, y de ellos surgieron como el Ave Fénix, Spiderman, el Hombre Araña y el increíble Hulk, entre otros. 

 

 
La Tecnología: Es otro modo de aplicar la ciencia para crear a un Superhéroe, pero con la peculiaridad de que solo se utiliza para el traje-armadura y los accesorios del personaje, o sea, sus armas, gadgets y en algunos casos vehículos que sirven al mismo tiempo como armas y como transportes para proteger al Superhéroe. Sin embargo, el propietario de estos equipos sigue siendo de carne y hueso. Batman e Ironman, por ejemplo. 



 
¡Muy bien! Por hoy llegamos hasta aquí, aún queda una 3ª y última parte donde veremos el papel que representan los Superhéroes en el mundo de hoy, y el poderoso y esperanzador mensaje que tienen para todos nosotros.
¡Pero eso será la semana que viene!

Y si no has leído la 1ª Parte, aquí puedes hacerlo: